Terapia Psicológica Para Parejas

Terapia Psicológica Para Parejas
Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Terapia Psicológica Para Parejas

La comunicación de la pareja dentro del proceso de terapia puede ayudarlos a que sea más fluida en la vida cotidiana y que en un plazo exista una mayor comprensión de sí mismo, del otro y de la relación. La terapia de pareja tiene como presuposición de base el que ambas partes de la pareja ha participado en la evolución de la problemática y se debe de aceptar que cada uno se hará responsable de sus aportaciones inadecuadas. Sirve para analizar los patrones disfuncionales y los patrones en nuestra familia de origen.

Al contrario de lo que ocurre en otras formas de psicoterapia, no es necesario haber recibido un diagnóstico de trastorno mental para recurrir a ella, porque el núcleo en el que actúa la terapia de pareja no es el individuo, sino la relación.

En ocasiones, las parejas necesitan ir al psicólogo

Sin embargo, esta ventaja es, a la vez, un pequeño inconveniente. El hecho de que las relaciones sean algo tan variable y que en ellas coexistan varios puntos de vista hace que los problemas que hay en ella no sean percibidos de la misma forma.

A veces parece que la relación va muy mal, pero poco más tarde se producen en ella momentos muy agradables que hacen que nos replanteemos si lo que creíamos que era un problema serio lo era realmente. A veces uno de los miembros de la relación piensa en la ruptura conyugal, mientras que la otra ni siquiera sabe que la otra persona no está satisfecha. En otras ocasiones, problemas graves en el seno de la relación quedan normalizados y se interpretan como cosas normales, fases por las que pasa cualquier pareja.

Parte de estas incongruencias son, en parte, la razón por la que merece la pena plantearse la siguiente pregunta: ¿cómo se sabe cuando ha llegado el momento de asistir a terapia de pareja?

 

El momento en el que merece la pena ir a terapia de pareja

A continuación, algunas indicaciones para saber cuándo hay que acudir a terapia de pareja.

 

1. Cuando la relación está aquejada de fallos de comunicación

Muchos problemas de pareja se basan en algo tan simple y tan complicado a la vez como los problemas de comunicación. Asistir a las sesiones de terapia de pareja puede servir para introducir en nuestra vida nuevas dinámicas de relación en las que la expresión directa y honesta de los puntos de vista de cada uno tenga un espacio reservado.

Durante las mismas sesiones de terapia, de hecho, se van a producir los primeros intercambios de impresiones importantes que antes no se estaban realizando.

2. Cuando se pasa por una crisis puntual

Si se tiene muy claro que los problemas experimentados en la relación obedecen a una crisis más o menos grave que tiene que ver con un hecho puntual, como un despido del trabajo o la muerte de un ser querido, la terapia de pareja puede ser de gran utilidad para hacer que esta experiencia dolorosa no se extienda también al ámbito privado de la relación.

3. Cuando hay problemas en las relaciones íntimas

El momento de asistir a terapia de pareja es, también, ese en el que hay poca armonía en las relaciones íntimas y en la expresión de afectividad. Esto involucra una gran variedad de situaciones y va más allá del ámbito de la sexualidad.

Cosas tan sencillas como las caricias, los momentos de mirarse a los ojos en silencio o los abrazos pueden ser un bien que escasea en algunas relaciones, y puede ser complicado “romper el hielo” para empezar a incorporar este tipo de conductas a la relación.

4. Cuando hay indecisión sobre los planes de futuro

Las relaciones de pareja son en parte el modo en el que se experimenta el presente, y en parte son, también, el modo en el que se planea el futuro juntos.

Si se perciben discrepancias y conflictos en este segundo aspecto, la terapia de pareja puede ofrecer un espacio en el que cada parte de la relación encontrará nuevas herramientas para expresar expectativas que antes no sabía cómo expresar, y también se dispondrá del contexto adecuado para establecer una conversación honesta sobre lo que cada uno quiere encontrar en la relación.

5. Cuando los hijos perturban demasiado la paz del hogar

La aparición de hijos e hijas suele ser un acontecimiento muy feliz, pero en ocasiones también puede hacer que y no se disponga del espacio necesario para hacer que la relación tenga sus momentos de intimidad. En la terapia de pareja se pueden discutir estrategias eficaces para que la relación sea adapte a esta situación.

Cuándo no asistir a terapia de pareja

Hay ciertas situaciones en las que los problemas en la relación son tan graves que no hay que plantearse la posibilidad de acudir a terapia, y la más clara es aquella situación en la que hay violencia doméstica y amenazas.

En situaciones como esas es muy importante que la parte maltratada rompa inmediatamente la relación y tome todas las medidas necesarias para estar a salvo.

Terapia Online - Preguntas Frecuentes

El psicólogo especialista en consulta online es un investigador, emprendedor, moderno, viajero, inconforme con las estructuras tradicionales, sobre todo muy innovador.

Su principal característica es la atracción y convencimiento de las ventajas sistemáticas que dan las nuevas tecnologías.

Goza de una visión moderna que le impulsa al desarrollo de estudios, investigaciones paralelas a su profesión de psicólogo. Invirtiendo en plataformas y tecnología, asociándose con talento humano especializado en programación y web.

Logra capacidades técnicas y tecnológicas para complementarse, brindándole a sus pacientes mejores alternativas, frente a las terapias convencionales.

Se destacan, los psicólogos que cuentan con una página web dotada con programaciones (rutinas) automáticas, semi personalizas y personalizadas. Con la sistematización del archivo y de los procedimientos “tras bambalinas”, anteriores y posteriores a la consulta con el paciente. Tareas que son indispensables para el avance y resolución de cada caso.

El paciente puede pensar que el tiempo que está pagando es relativo a las horas de atención directa, porque ignora que el psicólogo debe trabajar en su caso por fuera de la cita.

Un verdadero profesional regularmente invierte el doble de tiempo por fuera de la cita; escribiendo los detalles, investigando, releyendo sus notas al respecto, básicamente la documentación pos consulta encarece el proceso.

La automatización de un sistema de apoyo, ahorra mucho tiempo y por ende dinero.

Contrario a lo que muchos puedan creer, la pandemia del COVID-19, solo impulso un fenómeno que de por sí ya estaba en pleno apogeo a nivel mundial.

Es imposible ignorar las grandes ventajas de las nuevas tecnologías para el servicio de evolución humana, incluida la psicología.

Para algunos el inicio de la terapia online se remonta al año 1961, cuando Wittson, Affleck, y Johnson, utilizaron la videoconferencia.

Anterior a la promulgación de Internet, los terapeutas de “celebritis” e influyentes atendían a sus pacientes por vía telefónica.

Actualmente los psicólogos más destacados, también se reconocen por brindar exclusivamente atención a distancia.

Es lógico debido a que tanto paciente como  terapeuta, viven actualmente con multiples ocupaciones con agendas apretadas o pueden están fuera de sus ciudades.

Como todo lo que es reciente, hay mucha desinformación o confusión, algunos terapeutas y pacientes con base en su ignorancia, creen que basta con Internet y un medio de comunicación ( Whatsapp, Messenger, Skype) para realizar una consulta terapéutica y llevar un proceso. 

Pero un verdadero especialista en terapia online debe tener características, condiciones y preparación extraordinaria en nuevas tecnológicas que sean coherentes con lo que ofrecen.

Debe implementar la tecnología al desarrollo de la consulta, pero también para su pronta resolución, sin olvidar el recurso invertido en el procesamiento administrativo de cada caso. 

La pandemia actual del nuevo coronavirus, le ha dado un nuevo significado a la importancia de la atención a distancia, pero además de esto la consulta online con un verdadero especialista.

PARA EL PACIENTE:

  • Elegir un psicólogo en cualquier parte del mundo.
  • Mejor comunicación.
  • Mayor confidencialidad.
  • Paginas Web, plataformas y sistemas automáticos a su servicio.
  • Tutoriales, guías de ayudas y seguimiento automatizado para cada caso. 
  • Ágil y rápido acceso a la consulta.
  • Mayor acceso al psicólogo y a sus recursos.
  • Resolución del caso con mayor prontitud.
  • Más métodos de pago.
  • Menores costos de desplazamiento.
  • Sin abandonar el lugar de trabajo por tiempo indefinido.
  • Mejores soluciones.
  • Posibilidad de conferencias multipartitas.
  • Disminución en los tiempos para las respuestas.
  • Mayor comodidad.
  • Aumentar el acceso a la información.
  • Flexibilizar horarios y condiciones para la atención.
  • Ideal para personas discapacitadas con dificultad de desplazamiento. 

PARA EL PSICÓLOGO O LA EMPRESA:

  • Disminuir desplazamientos.
  • Mayor tiempo para atención de sus pacientes.
  • Mayor comodidad para realizar su trabajo.
  • Mejores herramientas tecnológicas para la comunicación, investigación y archivo.
  • Disminución en tiempos y trámites administrativos.
  • Evita intermediarios en el proceso administrativo.
  • Reduce costos y gastos, generados por trabajar en un local físico.
  • Reduce costos de facturación y cobranza.
  • Reduce el pago de impuestos por licencia y funcionamiento del local público.
  • Reduce muchas de barreras legales que impiden el manejo de algunos casos, en un consultorio físico.
  • Reduce gastos de empleados como; recepcionista, secretaria, vigilancia, aseo, etc.
  • Reduce costos en general al emplear la tecnología para mayor eficiencia en la resolución y manejo del paciente y de su caso.

El terapeuta tradicional asume una posición cómoda porque no invierte en tecnología para la atención de sus pacientes, esto le causa una limitación de su tiempo y capacidad para generar publicidad y consecución de clientes nuevos, como también afecta la creación de las actas de cada caso; la administración, atención, gestión manual de cada paciente y de todo su archivo.

Todo se deriva en mayores gastos y costos que inciden directamente en el precio de la consulta, que es asumido finalmente por el paciente.

Lo anterior está generando la migración masiva de pacientes hacia la consulta online o virtual, debido a las muchas ventajas y oportunidades para el terapeuta, las instituciones y sobre todo para el paciente.

La única diferencia del psicólogo tradicional es su presencia física, frente al paciente, lo que para  algunos genera una falsa seguridad, pero para muchos es todo lo contrario. Actualmente las personas se caracterizan por querer relaciones a distancia, más eficientes, autónomas y sustentables, principalmente para disminuir el contacto físico.

Incluso muchos pacientes, por causa de sus problemáticas aseguran que la distancia les da mayor confianza y seguridad. 

Herramientas de trabajo usadas según la modalidad. El psicólogo “presencial” tiene como equipos y herramientas de trabajo, un escritorio, una silla, su libreta de notas y un lapicero.

El especialista en psicología online, “echa mano” de las últimas tecnologías en gestión y comunicación digital, por lo que logra ventajas sistemáticas para el desarrollo de su profesión.

El éxito de la terapia psicológica depende de la capacidad de interpretación y de comunicación asertiva y oportuna del psicólogo con su paciente. Analizándolo en retrospectiva la idea básica de Internet y todos los sistemas digitales, es mejorar la capacidad y eficiencia en la comunicación humana.

La vida actual moderna, agitada y acelerada, el tiempo es menor, las obligaciones y los compromisos aumentan, la legalidad y la burocracia también aumenta sustancialmente.

Los problemas psicológicos no dan espera, pero los otros problemas tampoco.

La mejor noticia para el paciente, es que según las estadísticas el 64% de las terapias psicológicas que fracasan o se detienen, es debido a la falta de tiempo o disponibilidad del paciente e incluso del psicólogo, teniendo en cuenta las citas que también se pierden por llegar a destiempo, lo que rara vez sucede con las citas online, además de que la terapia online especializada es más flexible con el tiempo y disponibilidad del paciente. Se reduce la durabilidad del proceso en un 30% (menos costos, menos tiempo).

En implementación, uso de tiempo y recursos, es 100% más eficiente.

Con plena seguridad es más cómoda y económica para el paciente.

Hay ventajas significativas que ayudan a obtener mejores resultados.

Pero en cuanto al alivio y mejoras emocionales del paciente, en cualquier modalidad o tipo de terapia psicológica, siempre serán el conocimiento, habilidad y capacidad del psicólogo (talento), las únicas variables que vale la pena sopesar. Sin olvidar que cada caso es único, especial y especifico, ningún psicólogo en el mundo puede medirse por cantidad de éxitos o fracasos.

Lo que sí es seguro es que todos los pacientes siempre obtendrán algún nivel de bienestar en algunos casos en mayor o menor proporción.

Incluso en muchos casos el paciente mejora radicalmente, pero no tiene la conciencia suficiente para evidenciarlo por sí mismo, termina con la creencia de que la terapia no le ayudo, hasta que en algún momento de su vida, obtiene la sabiduría para vislumbrar las diferencias entre un antes y un después, cayendo en la cuenta de los aportes de la terapia.

El psicólogo es un guía para la vida, pero finalmente el bienestar consiente o inconsciente que obtiene un paciente dependerá totalmente de sí mismo, de su nivel de receptividad, de compromiso y la honestidad con la que maneja su propia vida.

Ningún psicólogo, ni nadie obligan a otra persona a pensar o comportarse de una manera con la que no está de acuerdo.

Aunque falta investigación y estadísticas, se asume que la terapia online no es recomendable para algunos casos severos o de alto riesgo (por ejemplo personas con tendencias suicidas, trastornos alimenticios severos, trastorno borderline, etc)

Sin embargo en el año 2013 como parte de un estudio de aseguramiento de la calidad, los investigadores siguieron los resultados de 359 pacientes que llevaron un programa de terapia online y observaron grandes efectos tras el tratamiento en pacientes con síntomas graves o tendencias suicidas.

Aunque los resultados hasta el día de hoy son bastante alentadores, la investigación avanza a pasos lentos, en gran medida por consideraciones substancialmente éticas para los diseños de investigación.