Terapia psicológica individual
Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Terapia Psicológica Individual

La terapia individual es donde por medio de un ambiente de aceptación, confidencialidad y apertura el paciente puede expresar sus problemas y emociones. En la terapia individual se identifican los conflictos personales y su origen. El objetivo principal en terapia es tener otro punto de vista para poder dar otro significado a lo que soy, veo y a mi historia. Esto se logra al conocerse mejor, aceptar cualidades y defectos.

La finalidad es ayudarte a entender tu forma de comportarte, tus emociones y cómo tu forma de plantearte las cosas (algunas veces de forma no del todo consciente) te lleva a sentirte como te sientes y actuar como actúas. Esto te permite liberarte de las emociones negativas y te ayuda a mejorar tu capacidad para tomar decisiones. El resultado final, muchas veces, es que te sientes mejor contigo mismo.

Nuestros tratamientos se basan en el enfoque cognitivo-conductual, que es una forma de tratamiento psicológico que cuenta con muchas pruebas de eficacia en estudios científicos. Este tipo de terapia es breve y se orienta a cambios concretos, que se pactan con el paciente. No obstante, estamos abiertos a incorporar otros tipos de enfoques o técnicas de tratamiento que han demostrado su utilidad en estudios científicos como, por ejemplo, la arteterapia.

¿Qué se hace en cada sesión?

En la primera sesión tratamos de comprender las dificultades que atraviesas actualmente y te damos orientaciones sobre cómo podemos avanzar para que te encuentres mejor. Si es necesario valorar aspectos de tu personalidad u otros rasgos psicológicos, comentaremos contigo cómo planificaremos esta evaluación psicológica.

Después de esta primera sesión, si es necesario, se iniciaría una fase de exploración en profundidad de tu problema y tus circunstancias y posteriormente iríamos ayudándote a comprender mejor tu malestar y las formas más eficaces de hacerle frente.

¿Cuánto dura la terapia psicológica?

Los tratamientos psicológicos tienen una duración muy variable, pues se adaptan siempre a la situación de cada paciente. Una terapia individual para problemas de ansiedad, por ejemplo, dura entre 8 y 15 sesiones; para depresiones, la duración puede ser algo mayor, acercándose a las 14 a 18 sesiones. Pero repetimos, la duración depende mucho de cada paciente y de la problemática por la que consulta.

Al principio es conveniente que se realice una sesión por semana, si bien, conforme el paciente va mejorando, se pueden espaciar las sesiones a una frecuencia quincenal o mensual, según los casos. La duración de cada sesión es de una hora. Y es muy habitual que recomendemos algunas tareas para realizar fuera de la terapia (por ejemplo, anotar nuestros pensamientos en algunos momentos de malestar, practicar ejercicios de relajación, u otros que se diseñan y se adaptan a cada caso particular).

¿Qué problemas psicológicos se tratan con estas terapias?

La terapia individual se emplea a menudo para trabajar los siguientes problemas:

  • inestabilidad emocional
  • ansiedad, miedos y fobias
  • depresión y baja autoestima
  • inseguridad personal
  • toma de decisiones
  • autocontrol de emociones problemáticas
  • sensación de estancamiento en la vida (tanto en el área sentimental como en otras, como la vida laboral, las relaciones con otras personas significativas, etc.)
  • problemas sexuales (cuando no se tiene pareja o ésta no quiere participar en una terapia de pareja)
  • etc.

En ocasiones, algunos de estos problemas están relacionados con la pareja o con otras personas de la familia. En estos casos, puede ser interesante valorar si es oportuno enfocar la terapia como una terapia de pareja o una asesoría familiar. Este enfoque puede ser más interesante en casos más complejos o de más larga evolución.

Aclarando algunas ideas

“Normalmente, ¿cuánto duran las sesiones y cuánto dura la terapia?” La duración de la terapia depende de lo complejo que sea el caso y de la disposición del paciente a dedicar energías a mejorar. Una terapia individual para problemas de ansiedad, por ejemplo, dura entre 8 y 15 sesiones; para depresiones, la duración puede ser algo mayor, acercándose a las 14 a 18 sesiones. Pero repetimos, la duración depende mucho de cada paciente y de la problemática por la que consulta. La duración de cada sesión individual es de una hora, aproximadamente.

“¿Qué tengo qué decir? No sé por dónde empezar… no tengo claro lo que me pasa”. Aunque creas que no vas a saber empezar, que no sabrás qué contar, no debes preocuparte. Los años de experiencia nos han enseñado que esa sensación se debe más a la ansiedad que te provoca al pensar que vamos a hablar de nuestras cosas y de las emociones que nos preocupan. Vuelvo a repetirte que es normal y nosotros lo sabemos. Te ayudaremos de forma sencilla a que nos cuentes qué es lo que te preocupa y comenzarás a sentirte un poco mejor.

“¿Es necesario que me acompañe alguien?” Que te acompañe alguien o no depende de que eso te ayude a ti, que lo prefieras tú. Si crees necesario que otros hablen de lo que te sucede desde una perspectiva diferente, puede ser útil que te acompañen. En cualquier caso, si el profesional que te va a atender entiende que puede ser útil hablar con alguien de tu entorno, te lo comentará y tú decidirás si le pides que te acompañe en la próxima sesión.

“¿Está garantizado el secreto de lo que diga en la consulta?” Por supuesto. La ley nos obliga a guardar secreto de todo lo que nos cuentan los pacientes. Además, en nuestra clínica esto es una obligación moral que sentimos por nuestras propias convicciones personales.

“No sé si lo mío es de psicólogo o de psiquiatra”. Si no tienes claro si en este momento de tu vida necesitas medicación que pueda ayudarte a sentirse mejor, a bajar tu ansiedad o a facilitarte el sueño, por ejemplo, no debes preocuparte. Nosotros en la entrevista inicial te aclararemos la necesidad o no de tomar fármacos. A veces es necesario tomar medicación, pero en otros casos la medicación puede empeorar tu situación. Si consideramos útil que tomes fármacos te podemos dar referencias de psiquiatras de nuestra confianza.

Terapia Online - Preguntas Frecuentes

El psicólogo especialista en consulta online es un investigador, emprendedor, moderno, viajero, inconforme con las estructuras tradicionales, sobre todo muy innovador.

Su principal característica es la atracción y convencimiento de las ventajas sistemáticas que dan las nuevas tecnologías.

Goza de una visión moderna que le impulsa al desarrollo de estudios, investigaciones paralelas a su profesión de psicólogo. Invirtiendo en plataformas y tecnología, asociándose con talento humano especializado en programación y web.

Logra capacidades técnicas y tecnológicas para complementarse, brindándole a sus pacientes mejores alternativas, frente a las terapias convencionales.

Se destacan, los psicólogos que cuentan con una página web dotada con programaciones (rutinas) automáticas, semi personalizas y personalizadas. Con la sistematización del archivo y de los procedimientos “tras bambalinas”, anteriores y posteriores a la consulta con el paciente. Tareas que son indispensables para el avance y resolución de cada caso.

El paciente puede pensar que el tiempo que está pagando es relativo a las horas de atención directa, porque ignora que el psicólogo debe trabajar en su caso por fuera de la cita.

Un verdadero profesional regularmente invierte el doble de tiempo por fuera de la cita; escribiendo los detalles, investigando, releyendo sus notas al respecto, básicamente la documentación pos consulta encarece el proceso.

La automatización de un sistema de apoyo, ahorra mucho tiempo y por ende dinero.

Contrario a lo que muchos puedan creer, la pandemia del COVID-19, solo impulso un fenómeno que de por sí ya estaba en pleno apogeo a nivel mundial.

Es imposible ignorar las grandes ventajas de las nuevas tecnologías para el servicio de evolución humana, incluida la psicología.

Para algunos el inicio de la terapia online se remonta al año 1961, cuando Wittson, Affleck, y Johnson, utilizaron la videoconferencia.

Anterior a la promulgación de Internet, los terapeutas de “celebritis” e influyentes atendían a sus pacientes por vía telefónica.

Actualmente los psicólogos más destacados, también se reconocen por brindar exclusivamente atención a distancia.

Es lógico debido a que tanto paciente como  terapeuta, viven actualmente con multiples ocupaciones con agendas apretadas o pueden están fuera de sus ciudades.

Como todo lo que es reciente, hay mucha desinformación o confusión, algunos terapeutas y pacientes con base en su ignorancia, creen que basta con Internet y un medio de comunicación ( Whatsapp, Messenger, Skype) para realizar una consulta terapéutica y llevar un proceso. 

Pero un verdadero especialista en terapia online debe tener características, condiciones y preparación extraordinaria en nuevas tecnológicas que sean coherentes con lo que ofrecen.

Debe implementar la tecnología al desarrollo de la consulta, pero también para su pronta resolución, sin olvidar el recurso invertido en el procesamiento administrativo de cada caso. 

La pandemia actual del nuevo coronavirus, le ha dado un nuevo significado a la importancia de la atención a distancia, pero además de esto la consulta online con un verdadero especialista.

PARA EL PACIENTE:

  • Elegir un psicólogo en cualquier parte del mundo.
  • Mejor comunicación.
  • Mayor confidencialidad.
  • Paginas Web, plataformas y sistemas automáticos a su servicio.
  • Tutoriales, guías de ayudas y seguimiento automatizado para cada caso. 
  • Ágil y rápido acceso a la consulta.
  • Mayor acceso al psicólogo y a sus recursos.
  • Resolución del caso con mayor prontitud.
  • Más métodos de pago.
  • Menores costos de desplazamiento.
  • Sin abandonar el lugar de trabajo por tiempo indefinido.
  • Mejores soluciones.
  • Posibilidad de conferencias multipartitas.
  • Disminución en los tiempos para las respuestas.
  • Mayor comodidad.
  • Aumentar el acceso a la información.
  • Flexibilizar horarios y condiciones para la atención.
  • Ideal para personas discapacitadas con dificultad de desplazamiento. 

PARA EL PSICÓLOGO O LA EMPRESA:

  • Disminuir desplazamientos.
  • Mayor tiempo para atención de sus pacientes.
  • Mayor comodidad para realizar su trabajo.
  • Mejores herramientas tecnológicas para la comunicación, investigación y archivo.
  • Disminución en tiempos y trámites administrativos.
  • Evita intermediarios en el proceso administrativo.
  • Reduce costos y gastos, generados por trabajar en un local físico.
  • Reduce costos de facturación y cobranza.
  • Reduce el pago de impuestos por licencia y funcionamiento del local público.
  • Reduce muchas de barreras legales que impiden el manejo de algunos casos, en un consultorio físico.
  • Reduce gastos de empleados como; recepcionista, secretaria, vigilancia, aseo, etc.
  • Reduce costos en general al emplear la tecnología para mayor eficiencia en la resolución y manejo del paciente y de su caso.

El terapeuta tradicional asume una posición cómoda porque no invierte en tecnología para la atención de sus pacientes, esto le causa una limitación de su tiempo y capacidad para generar publicidad y consecución de clientes nuevos, como también afecta la creación de las actas de cada caso; la administración, atención, gestión manual de cada paciente y de todo su archivo.

Todo se deriva en mayores gastos y costos que inciden directamente en el precio de la consulta, que es asumido finalmente por el paciente.

Lo anterior está generando la migración masiva de pacientes hacia la consulta online o virtual, debido a las muchas ventajas y oportunidades para el terapeuta, las instituciones y sobre todo para el paciente.

La única diferencia del psicólogo tradicional es su presencia física, frente al paciente, lo que para  algunos genera una falsa seguridad, pero para muchos es todo lo contrario. Actualmente las personas se caracterizan por querer relaciones a distancia, más eficientes, autónomas y sustentables, principalmente para disminuir el contacto físico.

Incluso muchos pacientes, por causa de sus problemáticas aseguran que la distancia les da mayor confianza y seguridad. 

Herramientas de trabajo usadas según la modalidad. El psicólogo “presencial” tiene como equipos y herramientas de trabajo, un escritorio, una silla, su libreta de notas y un lapicero.

El especialista en psicología online, “echa mano” de las últimas tecnologías en gestión y comunicación digital, por lo que logra ventajas sistemáticas para el desarrollo de su profesión.

El éxito de la terapia psicológica depende de la capacidad de interpretación y de comunicación asertiva y oportuna del psicólogo con su paciente. Analizándolo en retrospectiva la idea básica de Internet y todos los sistemas digitales, es mejorar la capacidad y eficiencia en la comunicación humana.

La vida actual moderna, agitada y acelerada, el tiempo es menor, las obligaciones y los compromisos aumentan, la legalidad y la burocracia también aumenta sustancialmente.

Los problemas psicológicos no dan espera, pero los otros problemas tampoco.

La mejor noticia para el paciente, es que según las estadísticas el 64% de las terapias psicológicas que fracasan o se detienen, es debido a la falta de tiempo o disponibilidad del paciente e incluso del psicólogo, teniendo en cuenta las citas que también se pierden por llegar a destiempo, lo que rara vez sucede con las citas online, además de que la terapia online especializada es más flexible con el tiempo y disponibilidad del paciente. Se reduce la durabilidad del proceso en un 30% (menos costos, menos tiempo).

En implementación, uso de tiempo y recursos, es 100% más eficiente.

Con plena seguridad es más cómoda y económica para el paciente.

Hay ventajas significativas que ayudan a obtener mejores resultados.

Pero en cuanto al alivio y mejoras emocionales del paciente, en cualquier modalidad o tipo de terapia psicológica, siempre serán el conocimiento, habilidad y capacidad del psicólogo (talento), las únicas variables que vale la pena sopesar. Sin olvidar que cada caso es único, especial y especifico, ningún psicólogo en el mundo puede medirse por cantidad de éxitos o fracasos.

Lo que sí es seguro es que todos los pacientes siempre obtendrán algún nivel de bienestar en algunos casos en mayor o menor proporción.

Incluso en muchos casos el paciente mejora radicalmente, pero no tiene la conciencia suficiente para evidenciarlo por sí mismo, termina con la creencia de que la terapia no le ayudo, hasta que en algún momento de su vida, obtiene la sabiduría para vislumbrar las diferencias entre un antes y un después, cayendo en la cuenta de los aportes de la terapia.

El psicólogo es un guía para la vida, pero finalmente el bienestar consiente o inconsciente que obtiene un paciente dependerá totalmente de sí mismo, de su nivel de receptividad, de compromiso y la honestidad con la que maneja su propia vida.

Ningún psicólogo, ni nadie obligan a otra persona a pensar o comportarse de una manera con la que no está de acuerdo.

Aunque falta investigación y estadísticas, se asume que la terapia online no es recomendable para algunos casos severos o de alto riesgo (por ejemplo personas con tendencias suicidas, trastornos alimenticios severos, trastorno borderline, etc)

Sin embargo en el año 2013 como parte de un estudio de aseguramiento de la calidad, los investigadores siguieron los resultados de 359 pacientes que llevaron un programa de terapia online y observaron grandes efectos tras el tratamiento en pacientes con síntomas graves o tendencias suicidas.

Aunque los resultados hasta el día de hoy son bastante alentadores, la investigación avanza a pasos lentos, en gran medida por consideraciones substancialmente éticas para los diseños de investigación.